Preboda en LLanars, Camprodón - The Love & Roll Fotografo de bodas Barcelona
1190
single,single-post,postid-1190,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
_DSF7046

Preboda en LLanars, Camprodón

Suena el inicio de una nueva melodía de guitarra. Permanezco sentado dejando que toda la creatividad que resida en mi salga en forma de notas musicales, como cuando oyes esa canción por primera vez. Esa canción de la que sabes que la vas a escuchar cientos de veces mientras sigues parado, escuchándola por primera vez, sonriendo desde dentro. Esa nueva canción que te va a hacer despertar tu día a día. Allí sigo yo, nota a nota, tratando de crear esa melodía en forma de proceso que haga bailar mi vida, y diría que he descubierto el secreto.
La magia de todo ello reside en daros más, todo, contar, hablar, transmitir, ya que lo que no se cuenta no se es, aunque seamos lo que no decimos. Hoy me abro al mundo, me desnudo al completo para enseñaros todo lo que forma parte de mi.

<p align=”justify”>El primer volumen empieza con esta historia que empieza días antes de fotografiar el preboda que os enseñaré a continuación.
Me encontraba en mitad del proceso de construcción de la que a día de hoy es nuestra pequeña cabaña con ruedas, podéis leer más información sobre el proceso en este enlace de mi página web más personal. Mantenía una conversación vía móvil con una encantadora pareja de aventureros con la finalidad de hallar el lugar perfecto que contara quien son, ese lugar que les ha dejado una huella en algún momento de su vida. Sabíamos que sería en la montaña, su timidez les impedía de primeras proponer la cima de aquella pequeña montaña que les representaba. La lejanía de aquel lugar les hacía pensar que sería imposible. Entre conversaciones conociéndonos más, risas y bonitas propuestas, se dio a conocer.</p>

<p align=”justify”>Una semana más tarde me encontraba conduciendo entre las curvas de un bonito paisaje al que la noche no le dejaba mostrar todo su esplendor, pero hacía olor a bonito. 2’5 h más tarde llegamos mi compañera de esta aventura llamada vida y yo con nuestra pequeña cabaña con ruedas a la base de aquella pequeña montaña con el sueño de madrugar y poder saludar al sol. Amanecer retratando el que será el recuerdo por siempre de una pareja encantadora de aventureros. Caminamos, fotografiamos, reímos, hablamos de cocina, de bodas, de viajes… Os dejo un pequeño resumen de la sesión de fotos que nos permitió conocer la increíble zona de Camprodón, entusiasmarme más todavía por fotografiar la boda y conocer lo increíblemente bien que se come en la zona.</p>

No Comments

Post A Comment